La suspensión fue dispuesta el mismo día en que Claudia reanudó su espacio, tras una suspensión de 30 días de hablar por radio y televisión que le impuso la Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía (CNEPR), por supuesto uso “vulgar” y “soez” del lenguaje.