Ramiro Francisco

No siempre podemos estar de acuerdo con nuestro interlocutor sobre un tema determinado aunque seamos hermanos de padre y madre.
A esa posición se le conoce como disentir, diferir o discrepar. “No estoy de acuerdo con lo que dices, planteas o explicas”.

Ramiro Francisco

Qué raro que en los últimos días no han presentado una de esas encuestas desviadoras de la opinión pública, como aquellas agujas o desvíos que permiten a los trenes cambiar de una vía a otra. Entonces aquí les dejo una muestra, un modelo de la que esperamos con ansias.

El término quizás no sea el más apropiado, pero queremos garantizar que se entienda exactamente de lo que estamos hablando. Puesto que si decimos que nuestro país ya no es un país sub-desarrollado, si no en vías de desarrollo de pronto se nos suben los humos a la cabeza. Nos olvidamos de la enorme brecha: económica, política, social y de calidad de vida (bienestar) que nosotros aún tenemos frente a las economías más avanzadas.

Se supone que el rol primordial de todo Estado debe de ser el de garantizarle a sus conciudadanos unos niveles de bienestar, seguridad, protección y garantías civiles que le permitan tener una vida plena y satisfactoria. Todos sabemos que esto es un pensamiento utópico sobre todo en economías como la nuestra.